Skip to main content

CEDHBC mantiene presencia permanente en manifestaciones de Baja California

Tijuana B.C., a 07 enero de 2016.- La Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDHBC) ha mantenido presencia permanente en las manifestaciones suscitadas esta semana en los cinco municipios de Baja California.

La Presidenta de la Defensoría, Melba Adriana Olvera Rodríguez, informó que desde el primer momento en que se registraron estas movilizaciones ciudadanas, el Organismo, a través de sus visitadoras y visitadores, se ha mantenido atento a los acontecimientos.

En el caso de los sucesos registrados el sábado 7 de enero de 2017 en el municipio de playas de Rosarito, en el que desplegaron acciones las policías municipales, estatal y federal, la CEDHBC abrió el expediente 47/2017 para la investigación de posibles vulneraciones a los derechos humanos de las y los ciudadanos que estuvieron presentes.

Sobre este punto, es pertinente precisar que la competencia de la CEDHBC es sobre las autoridades estatales y municipales, no así de las federales.

De igual manera, se aperturó expediente para investigar agresiones a periodistas de medios locales y nacionales que cubrían estos sucesos.

La Ombudsperson de Baja California reiteró su respaldo a la libertad de expresión y al derecho a manifestarse, al tiempo que subrayó la importancia de que estas prerrogativas sean ejercidas de manera responsable.

Asimismo, subrayó que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos ha solicitado a todas las autoridades privilegiar el diálogo con la ciudadanía, a la vez exhortó a todas y a todos a anteponer la paz y el orden.

En ese sentido, la CEDHBC estuvo presente cuando la Policía Federal estableció un protocolo de respeto a la labor periodística, mismo que se intentó mantener en los acontecimientos de esta jornada.

Finalmente, Melba Adriana Olvera Rodríguez, reiteró la invitación a las y los bajacalifornianos a que se acerquen a cualquiera de las oficinas de la CEDHBC, o bien, se comunique al número 9-73-23-73 ext. 101, en caso de presentarse alguna violación a sus derechos humanos.