Skip to main content

Exhorta CEDHBC a prevenir y erradicar el abuso y el maltrato hacia las personas adultas mayores

Tijuana, B.C., a 15 de junio de 2016.- La Presidenta de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDHBC), Melba Adriana Olvera Rodríguez, hizo un llamado a las autoridades de gobierno y a la sociedad en general a favorecer una cultura de inclusión y respeto a los derechos de las personas adultas mayores.

La Ombudsperson de Baja California enfatizó la importancia de que se implementen políticas públicas y se instrumenten acciones orientadas a la prevención y erradicación del abuso y el maltrato a este grupo de la población.

En el marco de la conmemoración del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, la Presidenta de la CEDHBC señaló la necesidad de que todas las personas, entre ellas las personas adultas mayores, conozcan sus derechos humanos así como los instrumentos para su protección con la intención de que se logren apoderar y empoderar de los mismos y convertirse de esa manera en agentes de cambio en la sociedad.

Olvera Rodríguez consideró urgente romper con el estigma que sitúa a la vejez como una etapa de carencias económicas, físicas y sociales y reconocer a las personas adultas mayores como sujetos de derechos tales como recibir la seguridad social que les garantice el derecho a la protección de la salud, la asistencia médica y los servicios necesarios para su bienestar, el derecho a expresar su opinión con libertad y participar en el ámbito familiar y social, entre otros.

En ese sentido, subrayó que los adultos mayores tienen todos los derechos que se encuentran reconocidos tanto en la Carta Magna, como en los ordenamientos jurídicos que de ella derivan, así como en el derecho internacional.

“Uno de los principales problemas que enfrentan las personas adultas mayores es la discriminación en razón de su edad, la que tiene por consecuencia obstaculizar o dejar sin efecto el reconocimiento, goce o ejercicio en igualdad de condiciones, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales en los ámbitos político, económico, social, cultural, civil o de otro tipo”, agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala, en la Declaración de Toronto, que el maltrato a las personas adultas mayores es una violación a los derechos humanos y una causa importante de lesiones, enfermedades, pérdida de productividad, aislamiento y desesperación, por lo cual, para enfrentarse al este fenómeno y reducirlo se requiere de un enfoque multisectorial y multidisciplinario.

Esta misma Declaración, realizada en 2002 por expertos en salud y derechos humanos, define el concepto de abuso o maltrato de las personas que por razón de su edad se encuentran en situación de vulnerabilidad como la: “acción única o repetida, o la falta de la respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde exista una expectativa de confianza y la cual produzca daño o angustia a una persona adulta mayor”.

Esta definición subraya un hecho característico que lo diferencia de otro tipo de delitos: que quien lo perpetúa ocupa una posición de confianza en relación a la víctima.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre el 4% y el 5% de las personas de 60 años o más en el mundo, han sufrido alguna forma de abuso y maltrato, problema social de dimensiones mundiales que aumentará en razón del crecimiento de la población de adultos mayores.

Este abuso o maltrato puede tomar varias formas: físico, psicológico, emocional, sexual, financiero. También puede reflejar negligencia intencionada o no intencionada que vulnera la integridad física, psíquica, sexual y económica, el principio de autonomía, o algún derecho fundamental que sea percibido por la persona o constatable objetivamente, con independencia del medio donde ocurra.

En diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidad estableció el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, con la finalidad de que todo el mundo exprese su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores

Finalmente, Melba Adriana Olvera Rodríguez, reiteró la invitación a todas aquellas personas adultas mayores, y a sus familiares, a que se acerquen cualquiera de las oficinas de la CEDHBC, o bien, se comuniquen al número 9-73-23-73 ext. 101, en caso de presentarse alguna violación a sus derechos humanos.